Antecedentes penales y antecedentes policiales

19/06/2020

La gente suele saber con más o menos acierto a qué nos referimos cuando hablamos de antecedentes penales, quién más o quién menos tiene algún familiar o conocido que ha pasado por nuestro sistema judicial penal o, por ejemplo, si alguien va a opositar a una plaza en la administración pública o quiere exhibirlos ante algún organismo o empresa, se preocupa por ver el procedimiento de obtención del certificado de los mismos, sin embargo poca gente conoce la existencia de los antecedentes policiales que poco tienen que ver con los llamados antecedentes penales.

Para empezar una breve definición de ambos tipos de antecedentes. Por un lado, los antecedentes penales son aquellos que se generan cuando en el seno de un procedimiento penal se dicta una sentencia firme de condena. Los antecedentes policiales se generan cuando una persona es detenida, o aún sin serlo, por los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, y ello con independencia de que luego se incoen diligencias penales o no. Y decimos que pueden generarse dichos antecedentes policiales, aunque la persona no haya sido detenida porque hay determinados tipos de procedimientos en los que no es necesaria la detención para que a la policía o la guardia civil le consten nuestros datos (una orden de alejamiento o protección, por ejemplo).

Una vez hecha la diferenciación de los dos tipos de antecedentes la siguiente pregunta que nos hacemos es ¿cómo cancelo ambos tipos de antecedentes? Pues bien, para cada tipo de antecedentes será aplicable un procedimiento.

En primer lugar, la cancelación de los antecedentes penales viene recogida en el artículo 236 CP que establece:

«1. Los condenados que hayan extinguido su responsabilidad penal tienen derecho a obtener del Ministerio de Justicia, de oficio o a instancia de parte, la cancelación de sus antecedentes penales, cuando hayan transcurrido sin haber vuelto a delinquir los siguientes plazos:

  • Seis meses para las penas leves.
  • Dos años para las penas que no excedan de doce meses y las impuestas por delitos imprudentes.
  • Tres años para las restantes penas menos graves inferiores a tres años.
  • Cinco años para las restantes penas menos graves iguales o superiores a tres años.
  • Diez años para las penas graves.

2. Los plazos a que se refiere el apartado anterior se contarán desde el día siguiente a aquel en que quedara extinguida la pena (…) “

Una vez cumplidos los requisitos que establece el artículo 136 CP hay que presentar una solicitud de cancelación ante el Registro General de Penados perteneciente orgánicamente la Ministerio de Justicia, dicha solicitud de tramitará ya sea de forma presencial, telemática o por remisión mediante correos al amparo de la ley de procedimiento administrativo. Dicha solicitud deberá resolverse en un periodo de 90 días existiendo silencio positivo a la misma.

Finalmente, los antecedentes policiales tienen un procedimiento de cancelación distinto, y no tiene su fundamente normativo en el Código Penal sino en la Ley de Protección de Datos. Las solicitudes no se presentan ante el Registro General de Penados sino ante quien sea tenedor de dichos datos ya sea Policía Nacional, Guardia Civil, Policías Autonómicas, … Se presenta una solicitud normalizada y cumplimentada a la que habrá de adjuntarse necesariamente certificación de cancelación de antecedentes penales (caso que la persona fuera finalmente condenada en dicho procedimiento) o auto judicial del sobreseimiento del procedimiento penal que trajo causa en dichos antecedentes.