La mediación como mecanismo de solución de conflictos en contratos de arrendamiento

12/06/2020

La actual crisis sanitaria provocada por la pandemia mundial del Covid-19 ha traído consigo numerosas consecuencias económicas, sociales, familiares, sanitarias, etc., cuya magnitud sigue siendo en la actualidad incierta, poniendo en jaque a un gran número de Estados, así como a la sociedad. Entre otros múltiples problemas acaecidos por la citada pandemia, encontramos los de los contratos de arrendamiento, tanto de locales comerciales, como de particulares (estudiantes, familias, etc.), suscritos con anterioridad a la pandemia y a la declaración del estado de alarma y que han decaído en su finalidad, bien porque el negocio ha cerrado o ante la carencia de ingresos le resulta imposible hacer frente a sus obligaciones contractuales, bien porque los estudiantes han vuelto a casa ante la suspensión presencial de las clases o porque las familias han perdido su fuente de ingresos y un sinfín de casos más. Todo ello causas en las que no media culpa de ninguna de las partes contratantes y que por causas sobrevenidas e imprevisibles, las circunstancias cambian profundamente o incluso el negocio jurídico se ve distorsionado de raíz, lo que les lleva a la necesidad de modificar o revisar el acuerdo, para su adaptación a la realidad actual.

En muchos casos, se encuentran con la imperiosa necesidad de re-negociar esos contratos de arrendamiento ya firmados (modular el cumplimiento de las obligaciones asumidas) o incluso en la absoluta necesidad de proceder a rescindirlos, por la propia inviabilidad del contrato que hace in-operativo el negocio jurídico.

Dado el colapso actual y previsible a medio plazo de los juzgados, una solución rápida, eficaz, económica y de calidad es la mediación para que las partes contratantes lleguen a acuerdos justos que resuelvan y minimicen las consecuencias jurídicas de dichos contratos celebrados con anterioridad a la imprevisible crisis sanitaria que estamos sufriendo.

A nadie escapa que ante situaciones extraordinarias, de carácter general, externas e imprevisibles y ajenas a la voluntad de las partes deben buscarse soluciones justas y llegar a nuevos acuerdos en base a la realidad y necesidades de las partes, siendo que en muchos casos, ambas partes contratantes se han visto negativamente afectadas por los contratos que habían pactado. Por lo que, en un gran número de supuestos nos encontraremos con que ambas partes contratantes se ven en la necesidad de reorganizar sus obligaciones contractuales, modificar cláusulas, llegar a nuevos acuerdos o incluso suspender los mismos. Todo ello, respondiendo al principio de la lógica, el sentido común, el equilibrio y la Justicia. Debiendo tratar caso por caso y de forma ponderada las circunstancias de las partes contratantes de la relación negocial.

Si tienes dificultades para cumplir con tus obligaciones contractuales, acudir a la mediación puede resolver tus problemas, de un modo rápido, eficaz y económico.